Cuando la publicidad hace daño: La historia de las Patatas

, , 2 Comments

El humor es una herramienta más de marketing y la publicidad, todos los marketeros lo saben y lo utilizan en sus campañas publicitarias con más o menos acierto. Sin embargo, es un arma de doble filo, sobre todo cuando se utiliza en contra un sector tan sensible como el agrícola y ganadero, y potenciado con otro tema tan sensible dentro de este sector: los precios.

Esta semana tenía previsto hablaros sobre el marketing de contenidos en el sector agroalimentario, pero un tweet se cruzó en mi camino. En concreto fue este tweet de UPA:

Un titular tan impactante llamo mi atención y no pude resistirme a ver el SPOT publicitario (que incluyo en el post para “deleite” de nuestro sector) de dicha mega-cadena de restauración y clickar en el enlace para ver la noticia entera.

Solo pude articular cuatro silabas tras el impacto: La-men-ta-ble.

El utilizar al sector agrario en general, y a la figura del agricultor en particular, como elemento de humor en la publicidad de grandes empresas de la industria agroalimentaria, no es nuevo. Lo pudimos comprobar con el famoso SPOT de TV de cierta bebida de naranja (que también incluyo en el post para el “gozo y disfrute” de la gente que trabaja por recoger las naranjas de su famosa bebida):

Cómo el SPOT, algo más viejo, pero no por ello menos hiriente, de otra conocida firma de restauración a base de bocatas bajo el título de “Quédate lo mejor del campo”:

Lo dicho, como este recurso publicitario no es nuevo en esto de los SPOT de TV, me ahorrare la opinión (que sin duda ya podéis atisbar cuál es).

Lo grave del nuevo SPOT publicitario es que, además del tema comentado antes, hacen referencia a un aspecto de la actividad tanto agrícola como ganadera muy sensible: los precios percibidos por el agricultor por su trabajo.

Parece que el tema de precios puede resultar gracioso al consumidor, que queda impactado por un gran “Patatas clásicas a 0,50 cts”, puede incluso funcionar y que aumenten las ventas de este producto en sus “restaurantes”. Pero creo, sin duda, que esa gracia se va cuando sabemos la realidad de este sector de la actividad agrícola.

El sector de la patata es un sector muy denostado, donde un mal año puede tirar tanto los precios, que los agricultores les sale más “rentable” no recoger su producto. Ojo al detalle de “rentabilidad”, los agricultores han invertido horas de dedicación y dinero a sacar adelante un cultivo que después no van a poder vender a un Precio Justo.

No olvidemos que, aunque este año parezca que la patata va a recibir buenos precios debidos a numerosos factores (principalmente a la caída de producción de la patata francesa), el kilo de patata se ha llegado a pagar hasta a 0,15 cts de €/kg al agricultor. Hecho que tampoco debe hacer tanta gracia al consumidor si miramos las comparativas y los Índices de Precios de Origen y Destino de COAG, y darse cuenta que ha estado pagando hasta una diferencia de +1.000% por este alimento.

Y para terminar el monologo, otro dato: las patatas que puedes estar consumiendo con tan suculenta “oferta” puede venir de nuestros vecinos de arriba. Patata, que cómo ya denunciaba COAG esta campaña, hunde aún más los precios del producto nacional (hasta 10 cts de €/kilo).

Ya veis, el SPOT es para “mondarnos de risa”, sobre todo para todos los profesionales que se levantan cada día del año para proporcionar alimentos de calidad en nuestros platos. Sobre todo resulta paradójico, que estas cadenas de alimentación se les escape un hecho irrefutable: vuestra luminosas cartas están llenos de productos de alta calidad (cómo después alardeáis de ello) procedentes de las manos de agricultores y ganaderos.

Sin embargo, de esto podemos sacar una conclusión valida: el humor es una herramienta más en la publicidad y el marketing, pero mal llevado puede ser un arma de doble filo que se te puede volver en tu contra.

Y un último mensaje a todos los consumidores: los alimentos baratos son una trampa, ya que, cuando no haya agricultores y ganaderos en el campo, no habrá nada que llevarse a la boca.

 

2 Responses

  1. Heliodoro Catalán Mogorrón

    20/06/2016 08:42

    Muy buena visión del prisma por el que se ve a la actividad agraria en España y que denota el desconocimiento de la misma por parte de la mayoría “urbanita” ajena al mundo agrícola que la rodea y la alimenta.
    Enhorabuena

    Responder
    • Jorge G. de Opazo

      20/06/2016 08:59

      ¡Muchas gracias por el comentario Helio!

      Se necesita más concienciación por parte de esa sociedad urbanita, y más curiosidad por ver de donde proceden los alimentos. Sólo así, se podrá ver la actividad agrícola como lo que es: esencial para las ciudades y los ciudadanos.

      ¡Un saludo!

      Responder

Leave a Reply