#JovenesAgro, la primavera de la agricultura

, , 2 Comments

El poder de una semilla

Solo se puede ver si se nutre y riega

Carolina, Mario, Mireia, Eugenio, Ángeles, Marcos, Alazne,… Y así hasta 18 historias, traídas de diferentes puntos del territorio español. 18 historias muy diferentes pero que comparten una misma pasión: el amor por el medio rural.

El V Foro Nacional de Desarrollo Rural, trajo la primavera anticipada al salón de actos de la Feria de Zaragoza (a pesar de que, como me dijo un ganadero maño, “el cierzo te recuerda que en el zurrón no puede faltar la manta”). Primavera porque por fin, he conseguido ver en un congreso del sector agrícola, una disminución de la edad media de los participantes. Y es que, este Foro realizó una apuesta clara por el futuro del campo: los jóvenes agricultores y ganaderos fueron los protagonistas.

Los sabios del lugar (decanos, consejeros, etc.) cedieron todo el protagonismo a las historias de estos jóvenes. Y lo que es más importante, como dijo al final Joaquín Olona, “es necesario oír a las futuras generaciones, para que las reformas que se lleven a cabo sean efectivas”. Durante los 3 días de Foro se trataron los 3 retos a los que se enfrentan los jóvenes agricultores: formativos, económicos y sociales. Aquí los presento:

Formación agrícola, un objetivo necesario de alcanzar

“El 85% de los agricultores y ganaderos no tienen formación más allá de la escuela”. Una afirmación así nunca puede pasarse por alto, y menos aun cuando nuestros vecinos europeos llegan a niveles de formación del 50-60% del sector agroganadero.

Es necesaria la formación, y más en un sector netamente exportador como el agroalimentario. ¿Cómo vamos a ser competitivos en el exterior si no se invierte en formación? Es como intentar operar a corazón abierto sin tener más experiencia que el juego de “Operación”.

La formación es fundamental, y no solo la formación aplicada al campo, también hay que invertir en formar a los nuevos agricultores en materias empresariales y de emprendimiento, ya que una explotación agrícola o ganadera no deja de ser una forma de negocio. Una forma de negocio por la cual, los jóvenes que apuestan por el campo, quieren vivir dignamente.

Muchos jóvenes que expusieron su caso convergieron en el mismo punto: la formación superior es necesaria para adquirir las bases, sin embargo donde de verdad se aprende a gestionar la actividad agraria es en el trabajo en el día a día. Y con esto me pregunto ¿y si fomentamos la educación agrícola práctica como se hace en otros sectores? Ahí lo dejo…

El reto de cobrar dignamente por el trabajo en el campo

Todos los jóvenes ponentes coincidieron en tres puntos de este reto: la necesidad de facilitar el acceso a la actividad agraria, ser competitivos en los mercados, vivir dignamente gracias a la actividad que aman realizar a diario.

Tres objetivos que para conseguirlos es necesario el apoyo de todos los agentes del sector: desde la administración, hasta los consumidores.

La Administración debe realizar un esfuerzo en apoyar a todos aquellos jóvenes que quieran hacer del campo su forma de vida. Este esfuerzo no es solo económico, también a la hora de simplificar procedimientos de acceso a la tierra, así como crear una red de asesoramiento agrícola especializado y centrado en estos nuevos profesionales del sector.

Los propios agricultores y ganaderos, si quieren ser competitivos en los mercados, tiene una opción que deben explotar: la cooperación. ¿Queréis tener poder de negociación en los mercados y fuerza frente a la distribución? Recordad las palabras de Anonymous “Somos legión”. Y sobre todo, renovad los consejos de las cooperativas, muchos de ellos necesitan de savia nueva para evolucionar (innovar).

Aunque, otra opción válida y que plantearon muchos de los allí presentes, es diferenciarse, hacer tu producto único, buscar tu cliente nicho, contar la historia de tu explotación y potenciar los canales cortos de comercialización. La nueva era de comunicación basada en entornos digitales y los medios sociales juegan a tu favor. Hay miles de clientes en Facebook que buscan tu producto o escuchar tu historia.

Comunicar la importancia del medio rural

Todo lo expuesto anteriormente no será posible si la sociedad no cambia el paradigma y empieza a apreciar los alimentos que se lleva a la boca como lo que son: materias primas de alta calidad y de primera necesidad.

La afirmación “Puedes necesitar un abogado una vez al año, pero al agricultor lo vas a necesitar 3 veces al día” hay que grabarla a fuego en la conciencia colectiva. Hay que dejar de ver al sector primario como unos pobrecitos que se quejan mucho y reciben muchas ayudas. NO. Y muchos ponentes así lo expresaron “Yo no pido ayudas porque no las quiero, tan solo quiero que se valore mi trabajo”. Los agricultores y ganaderos deberían cobrar de forma justa por su trabajo, sin recurrir a la PAC.

La mejor manera de romper todos estos prejuicios se consigue comunicando. El Storytelling es el mejor marketing al que puede aferrarse el medio rural. Y esto lo han sabido ver muchos de los nuevos agricultores, que se lanzan a los medios sociales para comunicar qué hacen en su campo, cómo lo hacen y por qué lo hacen. Una forma de comunicar y con la que han sabido encontrar a su público en el mundo digital.

El éxito de #JóvenesAgro en los medios digitales.

El V Foro Nacional de Desarrollo Rural realizó una apuesta clara por las nuevas tecnologías, y llevo a la perfección la estrategia para conseguir ser un trending topic dentro de la FIMA alcanzando las siguientes cifras en Twitter:

  • + 1.400 tweets
  • + 300 participantes
  • + 400.000 impactos directos
  • + 3.500.000 de impactos totales

Un ejemplo de éxito de un tema, que para no interesar a nadie, tiene tal nivel de alcance. Y todo esto amigos gracias a las nuevas tecnologías, y en concreto a los medios sociales wink

Vivimos en un momento en el que el campo llama a las puertas de las ciudades ¿creéis que este neorruralismo es una moda pasajera? Yo no lo creo, o por lo menos seguiré comunicando para que sea “trending”

 

2 Responses

  1. Diego

    18/03/2016 13:30

    Buenos días,
    Soy Diego y tengo 30, y provengo de una familia que ha trabajado toda la vida en el campo. Sigo los pasos de mi padre por el amor y la devoción a su trabajo y me parece muy acertada la postura que tomáis en este artículo.
    Es decir, me resulta anecdótico que en muchos casos cuando me presento en sociedad, digo mi edad y a que me dedico, se extrañen y piensen que todo aquello que hago es para un público de mayor edad. El día que nuestros padres fallezcan, ¿Quién se van a encargar del cultivo de los campos?
    Lo que yo hago es ayudar a mi familia y buscar nuevas oportunidades de expansión y de llegar al cliente final, lo que intento es darle una vuelta a lo que ya tenemos y hacerlo más simple. Antes mis padres lo anotaban todo a mano, y ahora usamos la aplicación https://www.agroptima.com/ ¿La conocéis? Yo intento optimizar recursos y ayudarme con la era digital. Porque a diferencia de mis padres, por medio de toda mi educación he aprendido conceptos que ellos no manejan, y eso hay que aprovecharlo.
    Creo que vivir del campo es muy digno pero la única forma de mejorar y evolucionar es en el día a día y manchándonos las manos como bien hicieron y hacen mis padres a día de hoy.

    Responder

Leave a Reply