Supermercados del futuro, ¿cómo compraremos en 5 años?

, , 4 Comments

Las nuevas tecnologías llegan a todos los rincones de nuestro día a día. Cambian la forma de hacer las cosas y nos proporcionan nuevas reglas del juego. Algo tan simple como ir a abastecerte al supermercado más cercano está a punto de cambiar gracias a los avances tecnológicos. Los supers están evolucionando hacia una nueva dimensión, y se están diseñando ahora mismo ¿Quieres saber cómo serán?

amazon-go-app

“Hacer la compra” un concepto que ha cambiado a lo largo de los años. Si antes nos servía con coger un carrito e ir al mercado más cercano, ahora lo hacemos a través de la pantalla de nuestro Smartphone o Tablet.

No solo la forma de comprar ha cambiado. También el reparto. Antes el supermercado te decía una franja horaria a la que pasaría el chico de reparto con esas gigantescas compras mensuales. Ahora, puedes realizar la compra desde la propia nevera a tu eCommerce habitual, y un dron te deja el paquete en la puerta de tu casa (o balcón) en escasos 60 minutos.

Y por si esto fuera poco, las tiendas físicas, los “supers” han evolucionado para abastecer los nuevos modelos de vida que aparecen en la sociedad: compras rápidas, de cercanía y personalizadas. Incluso los mercados de barrio se han adaptado a los nuevos consumidores, abriendo su oferta hacia la gastronomía más vanguardista, donde lo tradicional y lo nuevo conviven en un equilibrio muy “Hipster”.

Debemos saber que los supermercados que frecuentaremos en el futuro se están creando con una base “tech” solo al alcance de gigantes del sector: Amazon y Microsoft. Vamos a ver que nos tienen preparado para nuestras compras futuras wink

Amazon GO

La empresa de Jeff Bezos ha creado un prototipo (de momento solo para el uso del personal de Amazon) de supermercado que puede marcar las tendencias de futuro. Un futuro sin colas de espera y en el que el concepto de “take it and run” se lleva al extremo.

amazon-go

El primer Amazon Go, que se ha abierto en Seattle, prescinde de la mano de obra humana en las cajas de salida. Es decir, el cliente entra, coge lo que quiere/necesita y sale de la tienda. Rápido, “sencillo” y sin sacar la cartera del bolsillo. Un cambio radical a la hora de hacer la compra, en el que la única mano de obra que se ve en la tienda es al reponedor de los productos.

¿Cómo consigue esto? ¿Cómo sabe Amazon lo que coge cada cliente, si lo vuelve a dejar en la estantería por error, o termina llevándoselo? ¿Cómo sabe qué cobrar a cada cliente que sale por la puerta?

Este super, como explica la empresa en su vídeo promocional, se basa en tres tecnologías que se han ido desarrollando a lo largo de estos años, pero que han dado un paso de gigante en el último lustro: Visión artificial, Fusión de datos y Deep Learning.

Todas estas tecnologías trabajando a la vez permiten saber a Amazon que cliente entra en la tienda (el cual previamente ha realizado el “check in” a la entrada), que recorrido recorre, cuáles son sus productos seleccionados y cuando sale de la tienda, emitiendo la factura a su cuenta de Amazon por los productos que ha comprado. Sin errores y sin colas de espera.

COOP

La cadena italiana ha abierto al público la primera de sus tiendas inteligentes en Milan. Un supermercado que intenta emular a los mercados al aire libre eliminando las barreras verticales y los pasillos estrechos. Coop lo tiene claro, quiere que el cliente disfrute de una compra relajada.

coop-supermercado

En el plano tecnológico, el super dispone de elementos que elevan la experiencia de compra a otro nivel. Un nivel mucho más informativo y personalizado, en el que la interacción cliente, producto y fabricante se establece a tiempo real.

Así, este mercado digital, detecta al cliente que entra y pone a trabajar todas sus pantallas, para ofrecerle propuestas para sus compras, así como ofertas y promociones personalizadas. Y todo este flujo de información no solo se queda aquí. A través de las pantallas interactivas, el cliente puede acceder a toda la información que hay detrás del producto que compra: desde quien lo produce hasta las posibles recetas para degustarlo, pasando por la información nutricional ampliada.

Y todo esto en tiempo real, gracias a una red de sensores y lectores gestuales que Microsoft ha distribuido por toda la superficie de la tienda.

Otras tecnologías y novedades que están adoptando los supermercados

El sector de la distribución alimentaria está continuamente innovando para atraer al cliente y proporcionarle lo que demanda. Y esta innovación ha llevado a las tiendas de alimentación a utilizar numerosas nuevas tecnologías y estrategias para enamorar al cliente.

Así, numerosas tiendas han adoptado una tecnología barata pero efectiva como son los becons, dispositivos de geolocalización GPS que interactúa con los teléfonos inteligentes de los usuarios que pasan cerca y les ofrecen promociones personalizadas.

O la tecnología blockchain, que permite asegurar, casi al 100%, la trazabilidad de los bienes de consumo (incluidos alimentos) desde el campo a la mesa. Con esto se podría conseguir una cadena de valor totalmente transparente, donde el cliente sabe lo que compra y el agricultor adquiere un precio justo.

Incluso se han adaptado a la fiebre veggie de los consumidores, proporcionándoles productos frescos y de proximidad. Tan frescos como este invernadero enclavado en un supermercado de Berlin, o tan locales como la iniciativa de Delhaize y los invernadero en la azoteas de sus supermercados.

¿Qué ventajas e inconvenientes traen estos nuevos modelos de supers?

Estos nuevos modelos de distribución alimentaria, como todas las innovaciones que aparecen en nuestra vida diaria, traen consigo voces en contra y a favor.

Por un lado tenemos la erosión de puestos de trabajo que se supone que habrá al sustituir a las personas por máquinas que realicen su trabajo. Algo que como bien plantea Enrique Dans en su artículo sobre Amazon Go, la tecnología llega para sustituir a los trabajos de las tres D: dull, dirty, dangerous.

Además, se tienen otras barreras. La barrera legislativa, ya que la tienda recoge un sinfín de datos de los clientes (hábitos de compra, etc) cuyo uso por parte de la empresa debería estar regulado. La barrera económica, ya que hablamos de tecnología no precisamente barata. Y la barrera social, ya que estamos viviendo un cambio en el que las personas aún son reacias incluso a comprar alimentos frescos por internet.

En la otra cara de la moneda se tienen un cambio en el hábito de compra: compras rápidas, con más rotación de productos y que evita el “dolor de pagar” fomentando el consumo. Además, al consumidor se le da mucha más información de la que dispone en la actualidad, posibilitando que conozca la historia de lo que está comprando al instante, mejorando la trazabilidad y dando transparencia a la cadena de valor alimentaria.

En definitiva, solo el tiempo nos dirá si estamos preparados para esta disrupción a la hora de hacer la compra. Lo que es cierto es que estos saltos tecnológicos hacen que el sector se vea obligado a avanzar.

P.D. No podía terminar el artículo sin hacer mención a la genial técnica de marketing lanzada por Monoprix, potenciando su servicio de entrega a domicilio parodiando a Amazon GO. ¿Les habrá servido para vender más?

 

4 Responses

    • Jorge G. de Opazo

      18/01/2017 13:15

      ¡Muchas gracias Helio!

      La verdad que el tema se va un poco de la temática del blog. Pero siendo el último eslabón de la comercialización de alimentos, y en contacto con el consumidor, creo que era necesario contarlo.

      Además, quien dice que estas tecnologías no trasciendan a lo largo de la cadena y lleguen al agricultor. Imagínate que vas por una Carretera de La Mancha con tu coche, y te salta un aviso al móvil diciéndote que cerca de allí hay un viticultor de la zona que comercializa su vino al cliente que pase por su bodega… ¿No sería interesante aplicarlo a los canales cortos de distribución?

      Seguiremos indagando ;-)

      Responder
  1. Isabel Caballero

    18/01/2017 18:15

    Tuve oportunidad de visitar el supermercado de Coop en Milán. Me pareció especialmente interesante la trazabilidad de los productos, con información de origen, procesado, etc.

    ¡Buen artículo!

    Responder

Leave a Reply