Entrevistas #Agrifood20 🎙️ Felipe Medina, secretario general técnico de ASEDAS

, , Leave a comment

Hablar de Felipe Medina, es hablar de la experiencia misma en la cadena agroalimentaria. En la actualidad es el secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) y recientemente Consejero del Comité Económico y Social Europeo (CESE), y tras su paso por la edición de este año de Smart Agrifood Summit nos responde a algunas preguntas sobre digitalización, los supermercados en la nueva situación y las Fake News en el sector agroalimentario.

Felipe Medina, secretario general técnico de ASEDAS.

Felipe Medina ya ha pasado por La Huerta Digital para hablar de redes sociales en el sector agroalimentario, y una vez más ha accedido a la invitación de este blog para ser entrevistado acerca de temas interesantes para el sector agroalimentario.

Compañero de profesión (es ingeniero agrónomo), amigo desde hace algunos años, y sobre todo experto en esto de la cadena agroalimentaria. Compagina su trabajo como secretario general de ASEDAS, con su blog “Un agrónomo en el súper” y una intensa agenda repleta de conferencias y viajes, por lo que le estamos muy agradecidos por sacar un hueco para hablar son nosotros tras su última participación en la edición de este año del Smart Agrifood Summit. ¡Vamos a escucharle!

La Huerta Digital (LHD) – Hace un año fue nombrado secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) y recientemente Consejero del Comité Económico y Social Europeo (CESE), ¿a qué retos se ha enfrentado durante este año en su nuevo cargo y cuáles deberá afrontar cómo nuevo consejero del CESE?

Felipe Medina (FP) – Este año, el reto compartido por el conjunto de la sociedad, y en particular por las cadenas de supermercados, ha sido hacer frente a la pandemia Covid-19 y garantizar que la alimentación no fuera un problema añadido a la difícil situación que estábamos viviendo. Como secretario general técnico de ASEDAS mi labor ha sido intentar ayudar a nuestras empresas en todo lo que han necesitado durante estos meses en materia de interpretación de normativa y representatividad frente a las Administraciones y otros interlocutores de la asociación con el objetivo de transmitir el excelente trabajo que se ha hecho y las necesidades del sector para continuar con su función de servir a la sociedad.

Como nuevo consejero del CESE, dentro de grupo de empresarios de CEOE que está allí representado, mi labor será, entre otras, intentar ayudar en la recuperación post-Covid. Concretamente, entre las prioridades de los representantes de las empresas españolas se encuentra la implementación del Plan Europeo de Recuperación (Next Generation EU); la necesidad de asumir un papel más significativo en el escenario global frente a China y Estados Unidos; la salvaguarda del estado de derecho y de los derechos humanos como bases de la UE; los avances hacia la unión bancaria; la creación de reglas simples y claras para facilitar el acceso de las pymes; y, por último, pero no menos importante, los esfuerzos hacia la digitalización y la economía circular.

LHD – ASEDAS lleva más de 20 años representando los intereses de las empresas de supermercados, mayoristas y centrales de compras asociadas ante las administraciones públicas, las entidades sociales y otras organizaciones públicas y privadas, ¿cuál ha sido durante todos estos años la mayor dificultad con la que se han encontrado?

FM – Durante estos 20 años, ASEDAS ha liderado la transformación de la distribución moderna en España hasta hacerla la cuarta más eficiente de Europa. Esto se ha hecho gracias al esfuerzo y a la visión de futuro sobre las necesidades de la sociedad española en materia de alimentación de las empresas de supermercados, a los que ASEDAS ha acompañado en este proceso. Sin duda, la crisis económica de 2008 fue un momento difícil, en que las empresas tuvieron que adaptar su surtido y renunciar a márgenes de beneficio para responder a las necesidades de la población en ese momento, pero su gran logro fue que consiguieron mantener el empleo, conservar las tiendas abiertas y crecer como formato comercial. Este año nos ha llegado otra crisis diferente y las cadenas han sabido responder de nuevo a las necesidades de los consumidores en un proceso que está todavía por terminar y por ser escrito.

LHD – Este último año está siendo bastante complicado debido a la emergencia sanitaria que estamos afrontando, ¿de qué modo está afectando al sector agroalimentario y cómo lo están afrontando las empresas a las que ASEDAS representa?

FM – El sector agroalimentario en su conjunto, y las empresas de distribución alimentaria como parte de la cadena de valor, han demostrado estar a un altísimo nivel. En condiciones muy difíciles, como fueron las que se vivieron en las primeras semanas del estado de alarma durante la pasada primavera, han seguido funcionando y asegurando la disponibilidad de productos de primera necesidad. La relación entre todos los eslabones de la cadena de valor agroalimentaria ha funcionado de una manera muy eficiente, a pesar de que todos hemos tenido que implementar cambios organizativos de personal, de seguridad y de logística de forma muy rápida y con un coste económico significativo. Todavía tenemos que ver cuáles de estos cambios persistirán en el tiempo y cuáles serán coyunturales.

LHD – En el 2019 publicó el libro “El Supermercado, un modelo de proximidad equilibrada, accesible y circular” en el que entre varios miembros de ASEDAS explican las funciones y las dificultades y retos a los que se enfrentan diariamente las compañías dedicadas al sector de la distribución alimentaria, ¿qué buscaban con la publicación de esta obra?, ¿cree que la sociedad es consciente de toda la gente que está involucrada en la cadena alimentaria?

FM – El sector de la distribución alimentaria adolece de falta de literatura científica que explique su funcionamiento. Con este libro, humildemente, hemos intentado cubrir un vacío en este sentido y ayudar a situar el sector en el lugar que, por el impacto económico y social que tiene, le corresponde en el mundo académico. En este sentido, debemos recordar que somos uno de los sectores más dinámicos en cuanto a crecimiento, creación de empleo e innovación de nuestra economía. Se trata de un libro que, a lo largo de 53 capítulos, describe paso a paso los fundamentos de la gestión de la distribución con base alimentaria: por qué la distribución moderna en España es la cuarta más eficiente de Europa, cuál es el día a día en un supermercado y también cuáles son los grandes retos de futuro.

La pandemia ha contribuido a visibilizar la importancia del supermercado en la sociedad, que ha descubierto la gran labor que realiza el personal de tienda, pero todavía debemos insistir en la importancia económica del sector en términos de aportación de riqueza al PIB, de contribución a las arcas públicas, de innovación y de creación de empleo diverso y de calidad.

LHD – La compra online está ganando cada vez más peso en los hábitos de consumo de la sociedad, ¿cómo está cambiando este nuevo modelo la distribución de alimentos?

FM – Un gran descubrimiento que hemos hecho en los últimos meses es la figura del “consumidor mixto”. Según el IV Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación, que elaboramos junto con las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid, el consumidor que utiliza el canal físico y el canal online ha crecido en un 4,8% durante el último año. Esto nos indica que ambos canales son complementarios y que el consumidor ya está aprovechando las ventajas que les brindan los dos. Esta complementariedad es lo que llamamos “proximidad digital” y se apoya también en la confianza que el consumidor tiene en su supermercado habitual para utilizar a ambos canales.

LHD – Hablando sobre la compra online… según su opinión, ¿en qué punto se encuentra la evolución del e-commerce en los supermercados y los mercados pequeños?, ¿ve alguna desventaja a esta nueva tendencia?, ¿de qué modo lo solucionaría?

FM – Las cadenas de supermercados han hecho un gran esfuerzo para adaptar sus sistemas informáticos y sus plataformas logísticas al incremento de la demanda online de alimentación que se ha producido en los últimos meses. Éste es un buen punto de partida para fortalecer este canal, pero todavía tenemos que comprobar en qué niveles la tendencia se mantiene y las cadenas deben encontrar el equilibrio para compaginar el servicio al cliente y la rentabilidad del canal online. Durante la pandemia del COVID-19, las ventas online en alimentación han pasado del 2% al 3,4%.

LHD – Compagina su labor como Ingeniero Agrónomo y Doctor en Economía Agroalimentaria en distintas asociaciones y comités nacionales y europeos con una gran actividad en redes sociales y con el blog Un agrónomo en el súper, ¿por qué decidió abrir un blog y meterse en la vorágine de las redes?, ¿cómo cree que pueden beneficiar las nuevas tecnologías y las redes sociales al sector agroalimentario?

FM – Un agrónomo en el súper surge de la necesidad de explicar el mundo de la distribución alimentaria desde el punto de vista de un ingeniero agrónomo. En demasiadas ocasiones, se ofrece una visión de la cadena de valor agroalimentaria basada en el enfrentamiento y en la defensa de intereses opuestos. Nada más lejos de la realidad. Mi entrada en la distribución alimentaria me ha hecho comprender que, en la realidad, las relaciones en la cadena son colaborativas y, cuánta más colaboración, estas relaciones son más fructíferas para todos. Esto no significa que haya puntos de negociación en los que siempre debemos trabajar e intentar encontrar canales de entendimiento. En este sentido, las redes sociales son vías de comunicación muy útiles, siempre que se usen desde el respeto al otro y sin intención de manipular la realidad.

LHD – Con el creciente interés de la sociedad por la alimentación han ganado peso las fake news relacionadas con la alimentación y la salud, que tienen una viralidad un 80% mayor que el de las noticias que resultan ser ciertas. en su opinión, ¿qué se puede hacer desde el sector alimentario para luchar contra esta lacra?

FM – Ésta es una cuestión que nos preocupa mucho porque las Fake News sobre alimentación y salud, más allá de dañar a la industria alimentaria, pueden suponer un grave perjuicio para la propia salud de los ciudadanos. La mejor manera de luchar contra esta lacra es intentar generar una información veraz, apoyada en fuentes oficiales y científicas. Para ello, es fundamental la colaboración de los medios de comunicación serios, tanto especializados como generalistas. La mejor manera de terminar con la desinformación es recuperar el buen periodismo, a pesar de que somos conscientes de la grave crisis que también atraviesan los medios de comunicación.

LHD – Cada día las empresas de supermercados están más comprometidas con la sostenibilidad medioambiental, ¿en qué nuevos modelos están trabajando las empresas para ser más sostenibles?, ¿cree que estos nuevos modelos están calando en la educación medioambiental de los clientes?

FM – Las empresas de supermercados están comprometidas con la sostenibilidad medioambiental desde hace más de una década cuando, de manera voluntaria, fueron las primeras en decidir cobrar la bolsa de plástico de un solo uso, reduciendo su demanda en más de un 80%. A lo largo de los años, hemos profundizado en acciones que quizá no sean tan visibles para los consumidores, como la lucha contra el desperdicio alimentario, la renovación de las flotas de transporte con energías limpias o la migración hacia sistemas de refrigeración y climatización de bajo potencial de calentamiento atmosférico. La renovación de las tiendas hacia modelos más eficientes, la recuperación y reciclaje de todo tipo de materiales en tienda y en plataformas logísticas y la reducción del sobre embalaje y de los materiales utilizados en los envases son otras medidas muy importantes.

Así pues, las empresas de supermercados están totalmente comprometidas con los objetivos de Directiva 2019/904 relativa a la reducción del impacto ambiental de determinados productos de plástico– y, recientemente, en el ámbito nacional, en el anteproyecto de Ley de Residuos y la Estrategia Española de Economía Circular. Tenemos la tarea de dar visibilidad a estas acciones y de implicar en ellas al consumidor.

LHD – Recientemente ha participado en la tercera edición del Smart Agrifood Summit, un evento líder en la industria de creación de ecosistemas de innovación en el sector agroalimentario europeo, que este año se ha celebrado de forma híbrida para llegar a más gente. ¿Qué lecciones o puntos claves ha sacado de él?

FM – La principal conclusión es que la tecnología es una palanca de cambio y evolución en el sector agroalimentario y que puede tener un importante impacto en cuestiones que nos preocupan mucho, como por ejemplo el desarrollo rural o la adecuación de la oferta agraria a la demanda del consumidor. La transformación digital, de hecho, es una de las cuatro líneas estratégicas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno recientemente y recordamos que la distribución contribuye al proceso de automatización y modernización de la cadena de valor agroalimentaria –uno de los principales objetivos recogidos en el Plan- y a la modernización de los sistemas de información que nos permiten atender las necesidades de los consumidores. Por eso, estos foros son muy necesarios para compartir experiencias y mostrar los avances en innovación digital dentro del sector agroalimentario.

LHD – Robots, impresoras de alimentos 3D, monitoreo de residuos de alimentos IoT, tecnologías para pedidos, cocinas fantasmas, robots y servicios de entrega…, son algunos de los avances que se abordaron durante el evento. ¿Cuántos cree que llegarán a la industria alimentaria?, ¿de qué forma afectarán o cambiarán la distribución de alimentos?, ¿cómo afectarán al consumidor?

FM – Los avances tecnológicos que pervivirán serán aquellos que tenga una incidencia directa en la labor de la distribución, y por extensión de la cadena de valor agroalimentaria, en cuanto a dar un buen servicio al consumidor. Éste necesita tener alimentos variados, de calidad, a precios competitivos y cerca de sus casas. Todo lo que contribuya a este objetivo, ya sea de manera visible para el consumidor o dentro de la operativa interna del supermercado, será muy bienvenido y tendrá éxito a medio y largo plazo. Pero el verdadero potencial seguramente se encuentre en combinaciones de algunas de ellas.

Muchas gracias a Felipe Medina por su tiempo en esta entrevista y a Smart Agrifood Summit por haberla hecho posible.

 

Leave a Reply

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.