Investigación agrícola y nuevas tecnologías para alimentar el mundo de forma sostenible

, , Deja un comentario

El futuro es una niebla que no nos deja ver. Solo con la investigación agrícola, el desarrollo y la innovación (el famoso I+D+i) podremos hacer frente a los retos que nos plantean un clima cambiante y la sociedad.

Future of Farming Dialog 2017 - Bayer Crop Science

Estas dos frases pueden resumir el evento “Future of Farming Dialog” que organizó Bayer Crop Science el 19 de septiembre en su cuartel general de Monheim, y al cual La Huerta Digital pudo asistir por invitación de Bayer España.

La I+D+i en agricultura y alimentación es esencial para cumplir los objetivos a los que nos enfrentamos: dar de comer a una población cada vez mayor, a la vez que producimos de forma sostenible y luchando contra el Cambio Climático, esta afirmación es el mensaje que quiere transmitir Liam Condon, Presidente de Crop Science de Bayer.

Pero…

 

¿Por qué es necesaria la investigación agrícola?

En este blog ya hablamos de la necesidad de las I+D+i en Agricultura y agroalimentación, y Liam nos lo demostró con los siguientes datos:

  • En 2050 seremos 10.000 millones de personas, a las que habrá que alimentar.
  • Toda esta cantidad de gente hará que sea necesaria hasta un 50% más de comida, alimento para el ganado y biocombustibles.
  • La demanda de carne aumentará hasta un 70% en los países en vías de desarrollo.

Por si esto fuera poco, nos encontramos en un contexto en el que:

  • A cada habitante del planeta Le corresponde 0,16 ha para alimentarse (un valor que en 1950 era de 0,52 ha).
  • La actividad agrícola pierde cada año 12 M de ha de tierra para producir alimentos.
  • El calentamiento global hará que las principales cosechas se reduzcan en un 17%.

A parte de estos datos aplastantes Liam Condon quiso remarcar que sólo con la I+D se podrá revertir la situación actual del mundo en la que 800 millones de personas pasan hambre, mientras que otros 600 M sufre de obesidad (vamos que el Mundo se alimenta fatal).

Además, la aceptación social es clave para acercar a productores y consumidores ya que, en palabras de Liam, “Vivimos en una época de posverdades o mentiras emotivas que ponen en peligro la aceptación de la ciencia moderna”. Así, solo con investigación y una buena comunicación, se podrá ganar la confianza de los consumidores y que sean más permeables a los avances científicos dentro de la cadena alimentaria.

Liam Condon, Presidente de Crop Science de Bayer

 

¿Cómo se consigue una I+D+i agrícola efectiva?

Bayer Crop Science lo tiene claro, “la innovación agrícola debe llegar al usuario final, el agricultor, y ser conocida por el consumidor”, como bien apuntaron Liam Condon y Adrian Percy, Director Global de I+D de Crop Science de Bayer.

La I+D+i que necesita el sector agrícola por tanto debe cumplir los siguientes factores:

  • Debe suponer una ventaja productiva para el agricultor, el usuario final. Si generamos una innovación “inútil” o de uso difícil para el agricultor, dejará de usarse y terminará en el cajón de los proyectos “a revisar”.
  • Debe ser innovaciones con un fuerte componente sostenible. No sólo sirve que sea una ventaja, debe promover la sostenibilidad del trabajo agrícola. Es decir, toda I+D que se haga debe buscar la Agricultura Sostenible, ya que el consumidor demanda productos respetuosos con el Medio Ambiente. Además, como apuntó Liam, la sostenibilidad es un factor importante para conseguir inversores. Si no apuestas por las sostenibilidad, no habrá financiación.
  • La innovación se debe adaptar a todos los tipos de agricultura del mundo: las de los países desarrollados y en vías en de desarrollo. Debe satisfacer a grandes agricultores y a pequeños. En definitiva, soluciones globales para problemas particulares reales.
  • Se debe apostar por una investigación colaborativa, buscando alianzas con startups, centros de investigación, tantos públicos y privados, y universidades. Así como apoyar a los jóvenes emprendedores con ideas disruptivas para el sector. En palabras de Bayer Crop Science, “los retos a los que nos enfrentamos son tan grandes que necesitamos actuar todos juntos. Aliados”.
  • Y por supuesto se debe apoyar una I+D+i transparente. Se debe comunicar las nuevas tecnologías que se desarrollen, y/o apliquen en el sector a tres niveles: al agricultor (usuario final), autoridades (regulación) y consumidor (romper ese mundo de mentiras emocionales). Esta comunicación no sólo se debe apoyar sobre medios especializados y generalistas, también se debe apoyar sobre el agricultor, ya que “los agricultores son 100% fiables y deben/pueden informar a la comunidad sobre su trabajo” como bien apuntó Liam Condon al finalizar su intervención.

Tras la presentación general de Bayer Crop Science, en la que se anunció que la operación de adquisición de Monsanto se cerrará de forma oficial a principios de 2018, tuvimos la oportunidad de entrevistarnos en privado con Adrian Percy, Director Global de I+D de Crop Science de Bayer,  y Tobias Menne, Director de Agricultura Digital en Crop Science de Bayer. Aquí os dejo un resumen:

 

Adrian Percy

Adrian Percy, Director Global de I+D de Crop Science de BayerAdrien nos remarcó el fuerte compromiso que ha adquirido la división Crop Science de Bayer con la innovación agrícola. Siempre en busca de ser una ayuda/apoyo para los productores y encontrar soluciones para sus problemas particulares. Esta innovación debe estar basada en la sostenibilidad, ya que es un proceso que engloba más aspectos que el puramente enfoque ecológico: se busca no sólo proteger al medio ambiente, también garantizar una cadena alimentaria saneada y justa, y una sostenibilidad económica para el eslabón productor.

A partir de este marcó de trabajo, Bayer Crop Science está apostando por nuevas tecnologías (Drones, Satélites, APPs,…) con el fin de ayudar al agricultor en la alerta temprana de enfermedades, malas hierbas y otros contratiempos.

En cuanto a las nuevas tecnologías en genómica de plantas (CRISPR) nos comunicó que si tienen experiencias en combinación con tecnología de datos (Big Data) con el fin de avanzar en el conocimiento vegetal a nivel génico. Además, ven mucho potencial en el campo de la mejora de cultivos, y están participando en diálogos en Europa para que los nuevos cultivos obtenidos mediante esta técnica sean considerados como no OGM.

 

Tobias Menne

Director de Agricultura Digital en Crop Science de BayerTobias nos avanzó las novedades y los proyectos que tiene abiertos Bayer Crop Science para dar ayudar a los productores a cumplir con los grandes objetivos a los que se enfrentan:

APPs. Tras el éxito de su APP de detección de malas hierbas WeedScout, una APP demandada por los propios agricultores y que satisface una necesidad real de forma rápida y fácil, nos anunció que están embarcados en potenciar este segmento tecnológico. Así, tienen previsto lanzar en noviembre de este mismo año una APP en la que se englobe el reconocimiento no sólo de malas hierbas, también de insectos perjudiciales, enfermedades y carencias nutritivas en el cultivo. Todo ello con un nuevo diseño mucho más atractivo e intuitivo.

Robótica y Drones. En la actualidad trabajan en colaboración con la empresa de drones DJI, en el desarrollo de nuevas aplicaciones de estos aparatos en la protección de cultivos: aplicación de tratamientos fitosanitarios, monitorización y control de cultivos, etc. Por otro lado, gracias a su colaboración con Bosch se ha desarrollado un robot que elimina malas hierbas de forma precisa y autónoma, con el consiguiente ahorro en insumos y tiempo para el agricultor.

Tecnología satélite. Bayer Crop Science trabaja codo con codo con la ESA en el programa Sentinel. Estos satélites cuyas imágenes son de alta calidad y gran resolución les permiten obtener una visión precisa de los cultivos (producción, enfermedades, plagas, deficiencias). El análisis de todos estos datos le permiten ofrecer a los agricultores planes de protección mucho más precisos, tanto en tiempo como en cantidad de producto.

Big Data. Los datos que se generan en las explotaciones agrícolas son de extrema utilidad. Su correcto tratamiento y análisis se traducen en una ventaja Competitiva para el sector productor en conjunto. Por eso, Tobias ve clave la donación de datos, no sólo para que otros agricultores se beneficien, también para que los investigadores puedan dar soluciones mucho más precisas y rápidas. Eso sí, el dueño de los datos es el agricultor y sólo él puede decidir qué hacer con ellos.

Inteligencia Artificial. A medida que avanza esta tecnología, la agricultura puede disponer de ella de forma más fácil. Por esto, se ha visto una lenta, pero constante penetración. Lenta porque hay muchos agricultores y técnicos agrícolas como una amenaza. Sin embargo, hay agricultores que la adoptan, sobre todo en aquellas zonas de despoblamiento rural, donde cada vez hay menos técnicos y agrónomos que asesoren a los agricultores.

 

¿Hacia dónde se encamina la agricultura? La respuesta a esta pregunta es tan difícil como intentar ver a través de esa niebla llamada Futuro. Sin embargo, pienso que si las grandes compañías apuestan por la digitalización agrícola y una mayor inversión en I+D+i, es un buen punto de partida para encaminarnos juntos hacia ese Future of Farming.

No me gustaría terminar el post sin dar las gracias a Carolina por la invitación a la jornada y por el trato recibido. Y si queréis saber más acerca de este evento de Bayer os invito a leer el artículo de Ana Garrido en La Razón, a escuchar el especial de Juan Magraner en su programa “La Llavor” o los próximos artículos de César Marcos en El Mundo Innovadores y Revista Agricultura.

¡Ah! y gracias a todos ellos por todas las conversaciones y todo lo que me han enseñado en apenas dos días.

170585_134

 

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.